6 Platos de verano tradicionales: El gazpacho y otras recetas refrescantes.

El verano para los españoles es un tiempo de expansión, playa, vacaciones, diversión, y mucha socialización: familia, amigos, viajes a los pueblos de la playa y también de la montaña

Lo que apetece son platos frescos y ligeros, para saciar la sed, hidratar y que nos proporcionen energía, con vitaminas, y minerales.

El gazpacho tradicional

El plato de verano por excelencia es el gazpacho, que cumple todas estas funciones: hidrata, refresca y nos da energía todas sus vitaminas y minerales.

Es una sopa fría con aceite de oliva, vinagre, agua, verduras crudas: tomates, pepinos, pimientos, cebollas y ajo.

​El origen, aunque incierto, se considera un plato del interior de Andalucía, donde el aceite de oliva y las verduras son abundantes, y los veranos muy secos y calurosos.

El primer gazpacho era una mezcla de pan desmigado, aceite de oliva y vinagre que alimentó a campesinos ibéricos del sur durante siglos.

Esta evolución ha ido dejando a lo largo del tiempo variedades de gazpacho por el sur de España y Portugal, la más popular e internacional es el gazpacho andaluz.

El gazpacho es una fuente natural de vitamina C, por el contenido de pimiento, vitamina A y vitamina E, hidratos de carbono, algunos minerales como el fósforo, hierro, calcio, magnesio, manganeso, zinc, cobre, potasio y sodio, además de fibra vegetal y sustancias antioxidantes como el licopeno.

Por la composición de sales es considerado una bebida isotónica sobre todo regula los niveles de potasio en el cuerpo, evita la hiperhidratación durante los meses de verano.

Recetas de verano: gazpacho
Gazpacho decorado con albahaca
El salmorejo

Es una variante de gazpacho, tradicional de Córdoba.

Se elabora mediante un majado (machacado, triturado) de una cierta cantidad de miga de pan (o la telera, pan cordobés) a la que se le incluye además ajo, aceite de oliva, sal y tomates.

Debido al empleo del pan, su consistencia final es la de un puré. Se suele servir con pedacitos de otros alimentos en su superficie, como virutas de jamón o huevo duro

Recetas de verano: salmorejo
Salmorejo con virutas de jamón y trozos de huevo duro.

Como preparación culinaria, se remonta a los primeros instantes de la humanidad en los que se trituraban los ingredientes con un par de piedras.

La práctica de majar o desmenuzar los alimentos se remontan al Neolítico, o incluso al Paleolítico. El empleo de piedras que trituraran a alimentos duros, y que los hiciera más digestibles era una práctica muy habitual.

En los inicios no llevaban tomate, y eso los convertía en lo que se denomina salmorejo blanco.

​ Su historia culinaria tiene dos hitos históricos importantes, la incorporación del tomate como ingrediente capaz de proporcionar color rojo, y la batidora eléctrica.

Otro plato de la familia del salmorejo es, en Málaga, la popular ensalada malagueña…

El ajoblanco

Está considerado el gazpacho primigenio, una elaboración humilde con una mezcla de lo que la población tenía más a mano. La llegada del tomate de América daría forma al gazpacho que hoy conocemos.

Es una sopa fría muy popular de la gastronomía de Andalucía y Extremadura. Se compone de pan, almendras molidas, ajo, agua, aceite de oliva, sal y vinagre. Se suele tomar acompañado de uvas o trocitos de melón.


Este plato pudo haber tenido su origen en la gastronomía romana, o más probablemente en la gastronomía griega.

Esta antiquísima receta que se ha ido transmitiendo de generación en generación es una de las comidas típicas de España y una de las más socorridas cuando el calor nos quita el deseo de comer.

Recetas de verano: Ajoblanco
Ajoblanco



La esqueixada catalana

Un plato de Cataluña cuyo componente estrella es el bacalao, una ensalada sencilla, ligera y refrescante.

Recetas de verano: gazpacho y otras recetas de verano
Esqueixada catalana tradicional

Se trata de una ensalada fría cuyos ingredientes son: bacalao desmigado, pimiento verde italiano y pimiento rojo cortados en pequeños trozos, cebolla, aceitunas y tomate (rallado o cortado en dados).

Se aliña con aceite de oliva, vinagre y sal.

El zorongollo de la comarca de la Vera, Cáceres

Se elabora con tomates y pimientos asados, regados con sus propios zumos, así como con aceite de oliva y ajo.

Su origen se encuentra en la comarca de la Vera (Cáceres) aunque es popular en varias localidades de Extremadura y por ello ha convertido en una de las delicias de la gastronomía española. Por su proximidad, también se puede encontrar en algunas localidades del sur de Salamanca.

Recetas de verano: Zorongollo
Zorongollo
La horchata: lo más refrescante del verano

La horchata de chufa, “orxata de xufa”, del latín “hordeāta”, es una bebida refrescante originaria de Alboraya (Valencia) preparada con agua, azúcar y chufas mojadas o molidas, además de ingredientes que potencian su sabor, como la canela y la piel o cáscara de un limón.

Las chufas son unos pequeños tubérculos con forma de nudos que proceden de las raíces de la juncia avellanada (Cyperus esculentus), que se llama así por la forma de su fruto, parecido a la avellana.

El cultivo de la chufa requiere tierra arenosa y temperaturas suaves, condiciones que se dan de manera especial en la huerta de Valencia por su clima.

Recetas de verano: Chufas
Chufas

Se elabora a partir de la chufa, que ya era usada en el antiguo Egipto, donde se encontraron vasos con chufas como parte del ajuar funerario de los faraones.

La primera mención de horchata de chufa es de 1762, en el tratado “Flora española o Historia de las plantas que se crían en España» de D. Joseph Quer.

Es rica en minerales y vitaminas, entre los que destacan el fósforo, el potasio, el calcio, el magnesio, el hierro y las vitaminas C y E.

Recetas de verano: horchata con canela
Horchata con canela

También aporta numerosas enzimas que facilitan la digestión. Su valor energético la convierte en una buena bebida energética.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba

Rerserva aquí tu clase gratuita de 25 minutos de duración para conocernos y que puedas comprobar si mi método es para tí.