Coruña: La ciudad de cristal

En Coruña se encuentra el mayor conjunto arquitectónico acristalado del mundo y es la imagen simbólica de la ciudad “donde nadie se siente forastero”.

Coruña

A Coruña : ciudad marinera.

Está rodeada de mar casi por los 4 lados, algunos se refieren a ella como “la ventana que mira al mar” y “balcón del Atlántico”. Situada en el noroeste de la península Ibérica a 95 km en coche de Lugo, mi ciudad de procedencia.

Uno de sus grandes exponentes son estos balcones cerrados de acero blanco o madera que combinan con el cristal de la ventana, para jugar con los reflejos y las luces.

Se trata de las antiguas viviendas de pescadores, las galerías formaban una cámara térmica que protegía la fachada de la lluvia y permitía relacionar visualmente el interior con el exterior, posibilitaba la ventilación, captaba el calor en invierno y refrescaba las habitaciones en verano.

Los muros de las puertas todavía conservan las argollas metálicas de amarre de navíos. Estos portales solían tener la anchura de un remo, tamaño óptimo para cobijar los barcos los días de temporal.

Se diseñó en la segunda mitad del siglo XIX, según el modelo de soportal que imita un paseo cubierto a orillas del mar, en dos fases, en 1870-1876 y en 1879-1884.

Estas viviendas han ido creciendo y adaptándose a las modas, por lo que se pueden observar edificios con estética modernista, neoclásica o también historicista.

Coruña
Puerto de la Coruña


La escenografía acristalada propor­ciona un espejo que recoge los reflejos de la luz del día desde el amanecer hasta la caída de la tarde.

Esta solución arquitectónica, supuso en su momento una revolución arquitectónica que le ha dado a la ciudad de La Coruña el sobrenombre de ‘Ciudad de Cristal’, que algunos atribuyen a la escritora Emilia Pardo Bazán.

Las galerías acristaladas abundan por toda Galicia, especialmente en las Rías Altas y obviamente en A Coruña, propias de la arquitectura gallega, que debía proteger del viento y de la corrosión de las brisas del mar las ventanas, terrazas y balcones.

Se idearon también con el objetivo de proteger los edificios de la lluvia, además de recibir el calor del sol a lo largo del día manteniendo una temperatura estable en la vivienda durante la noche.

El arquitecto Rem Koolhaas, premio Pritzker, sitúa estas las galerías como el origen de la doble fachada y uno de los hitos de la arquitectura.

Este principio de la cámara de aire se utilizó posteriormente en Centroeuropa para las primeras ventanas con doble acristalamiento, en ciudades como Viena, Praga o Berlín.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba

Rerserva aquí tu clase gratuita de 25 minutos de duración para conocernos y que puedas comprobar si mi método es para tí.